Led Zeppelin: Desde que te amé

El barrio de Olivos en el partido de Vicente López, provincia de Buenos Aires, sigue siendo uno de esos pocos barrios en los que se puede todavía caminar y ver que en las plazas hay juegos para los chicos en un estado respetable y, que no es poco, con chicos jugando.

Fue mi barrio muchos años de mi adolescencia porque si bien mi casa estaba a unos minutos, mis tíos-abuelos, mis primos y amigos vivían ahí, entonces pasar tiempo en Olivos era cosa de todos los días.

(Articulo publicado en www.diarioandino.com.ar el sábado 6/8/2011: Ver link)

A medida que uno crecía llevar a su “noviecita” al puerto era un clásico por lo tranquilo y realmente paisajístico del lugar, marco éste que sumaba unos cuantos puntos a las intenciones de galán que ostentaba. Pero esto a veces no era, ni por asomo, suficiente. Pero siempre tuve una alternativa que provocaba cierto derretimiento en algunas señoritas: Mi banda de rock.

La casa del gordo Ricardo estaba a dos cuadras del puerto sobre la Av. Libertador, en el primer piso nos habíamos armado la sala de ensayo y, como ya comenté en varias notas, tocábamos temas nuestros y de varias bandas. Una de ellas, infaltable, fue siempre Led Zeppelin.

Nadie es inmune a ellas. Por mucho que queramos hacernos los machos y duros caemos

cual nene ante un helado, cuando de un tema lento, una balada o de un blues bien tocado se trata la cosa. Y esa era mi carta para ganarme el amor de la jovencita de turno.

El tema que era infalible para tal tarea es el que les presento hoy y es para mí El tema de Led Zeppelin: Since I´ve Been Loving You (Desde que te amé)

Es raro que en esta sección me dedique a un solo tema pero es que, en este caso, no es que sea solamente un tema, sino más bien, se trata del blues que soñáste toda tu vida componer hecho realidad.

En 1970 fue cuando Led Zeppelin le demuestró al mundo entero que llevaban con idalguía el blues en la sangre con este temazo. En esa época apareció Led Zeppelin III, disco en el cual  mezclaron magistralmente el rock y el blues con temas de raíz más acústicas y hasta folk, te diría. Para muchos este es uno de los mejores discos de la banda, para mí junto con “Physical Graffiti” son el legado que muchas bandas grandes de esta época y otras no tanto, tuvieron y tendrán como ejemplo de como se hacen las cosas en materia de rock & blues.

“Since I’Ve Been Loving You” fue de los primeros temas que se grabó para este disco y uno de los más dificiles de terminar. Cuentan que Jimmy Page enojado hasta las muelas por no dar con la melodía para sacar el solo de guitarra, se fue del set de grabación por un rato largo. Recién después de una buena y larga caminata que le bajó los decibeles mentales, volvió a intentarlo. A partir de ahí, se calzó la Les Paul y dejó el registro de uno de los solos de guitarra más glorioso que se puedan escuchar. Este solo de guitarra está considerado, en muchísimas publicaciones, como uno de los mejores de la historia y estoy completamente de acuerdo.

Cuando puse este disco por primera vez me pasó algo muy loco, calculo que lo mismo exactamente lo que a todos en 1970. Iba pasando tema por tema mientras me preguntaba “¿Dónde están los rockeros que me sacudieron con los anteriores discos?”, “¿Qué son estas cositas acústicas?”….. y demás preguntas por el estilo.

Nadie me lo había explicado bien en esos tiempos que conocí el disco; el tema es que para este álbum Page ya había tenido bastante con el rock descerebrado y visceral de los dos discos anteriores y ahora quería demostrarle al mundo que además de hacer ruido con riffs de dos notas, su banda también podía producir proyectos más serios, experimentales y, sin duda, geniales. Que además de tocar al mango y eléctrico, también podían tocar acústico y relajado. Entonces se exiliaron en pleno paisaje gales y en ese ambiente de película tipo “Gladiador”, grabaron este LP inesperadamente repleto de canciones acústicas, guiños de folk-rock, baladas relajadas, ejercicios experimentales y por supuesto, el gran blues que dió pié a esta nota de hoy. Esta movida les costó en ese momento un poco caro: los fans que se habían fascinado con el material anterior despotricaron por la falta de garra y potencia. Hoy en día, sin embargo, somos muchos los que reivindicanmos a “Led Zeppelin III” no solo como un gran álbum sino como el mejor de todos. En mi caso, después hacerme aquellas preguntas de a poco empecé a entenderlo y a facinarme con ese blues, sobre todo y amar cada una de estas joyas acústicas.

Esta maravilla de blues que nos ocupa hoy empieza con el “chirrido” de la bateria en esas pequeñas notas del principio que son seguidas de un mini solo y la bateria de Bonham a paso lento, más tarde se les une el organo y llega al centro del corazón el Blues de forma plena. Se oye como la bateria se va haciendo mas intensa y la guitarra empieza a hablar en voz más alta junto con un grito de Plant.  Ahora si, es como si estuvieses dentro de un bar de mala muerte con el décimo tequila a cuestas, la pena te llega al corazón después de esos tragos nostalgicos, ya que el tema empieza a contar la triste historia de un amor intenso mientras resuenan notas mágicas de Page, llega entonces el minuto dos y la bateria comienza a sonar jazzera, un órgano que también llega directo al corazón y la guitarra mostrando dolor. El segundo verso y la guitarra sigue en su mundo de ensueño cuando de repente empieza a tomar velocidad junto con la bateria y empieza el magestuoso solo de guitarra donde se desata toda la locura amorosa durante más de un minuto, todos los instrumentos paran y Plant larga un aullido profundo que confiesa el sufrimiento y una parada instrumental que te corta el aliento y se convierte en uno de los mejores momentos del tema, parada que es seguida de más gritos y un órgano que brilla. Tenemos todavía por delante más y más dolor plasmado en los acordes magnificos de Page y un Plant que me lleva a la voz de Janis Joplin, llegando a un punto en el que pareciese que ya no puede más, mientras bateria y órgano se encargan de ir terminando este acto de amor desacelerando poco a poco y para acabar Page haciendo vibrar sus cuerdas.

En fin, un tema genial para un álbum brillante que quedó para la posteridad. Millones de personas lo escucharon, y millones más lo van a hacer. Este es un álbum que uno debe de tener, no solo por que es un álbum perfecto, sino por el valor histórico que presenta.

Están advertidos, no se ha vivido si no escuchó este álbum.

Ale The Rose

1 Comentario»

 
 

Comentar: