Un humilde recuerdo para Celedonio Flores

En el programa N°39 de “El tango no para” (domingos de 11 a 13hs por FM Andina 95.3), Walter Ércoli reseñó  la vida del poeta, letrista y boxeador que impresionó a Gardel. Aquí la historia.

(Artículo publicado en www.diarioandino.com.ar . Ver aquí)

Su nombre completo, Celedonio Esteban Flores, apodado “El Negro Cele”.

Nació el 3 de Agosto de 1896  en la ciudad de Buenos Aires, y fue  poeta, letrista y boxeador.

Durante  la década del ´20 sus letras registraban el idioma lunfardo y un gran detalle de los personajes. Un día el diario “Última hora” auspició un concurso literario y Celedonio envió un poema llamado  “Por la pinta”. Tenia como protagonista a una muchacha humilde y bonita que encandilada por las luces del centro se pervierte para escapar a su destino de pobreza. El diario le pagó cinco pesos por la publicación, cinco pesos que  alcanzaba para pagar una cena en algún comedor moderado, pero el poema “Por la pinta” le produjo mucho interés nada mas ni nada menos que al dúo integrado por Carlos Gardel y José Razzano, quienes en un principio dudaban que Celedonio fuera el autor, pues para ellos era muy joven.

Al comentarle esta duda, Celedonio saco de su bolsillo un papel arrugado en el cual estaba la letra de “Mano a Mano” y por otra parte tenia todos sus versos en un libro titulado “Flores y Yuyos”. Fue entonces que le pusieron música a “Por la pinta” y se transformo en el tango “Margot”.

Luego Gardel terminaría grabando 21 temas de Celedonio entre los cuales podemos nombrar “El bulín de la calle Ayacucho”, “Malevito”, “Viejo Smoking” y  uno de los mayores éxitos de toda su trayectoria “Mano a mano”.

Sin embargo por razones económicas durante varios años Flores escribió exclusivamente para Rosita Quiroga que fue  la primera cantante de tango arrabalera.

También escribió letras de protesta como “Sentencia” y de tono humorístico como por ejemplo “Atenti pebeta”.

Con el paso del tiempo Ignacio Corsini, Edmundo Rivero y Julio Sosa  interpretaron en sus repertorios los tangos de Celedonio Flores.

La otra pasión de Celedonio flores era el boxeo, se presentaba como Kid Cele  y  perdió la final del campeonato argentino amateur en la categoría liviano en 1923. Mas tarde hasta se dedicó a enseñar este deporte.

Regresando al poeta que se manifestaba cómodamente con el idioma lunfardo, debió soportar la censura primero por orden de monseñor Franchesqui, y luego por la dictadura tras el golpe militar de 1943, ésta censura sobre los tangos y la deformación de las letras le produjo una gran depresión que lo acompaño hasta el día de su muerte el 28 de julio de 1947.

Celedonio Flores sin duda fue un poeta que tomaba un pedazo de vida y despacito la convertía en verso…

“El Tango no Para…”

(02944)-15-79-13-72-

wercoli@yahoo.com.ar

Walter Ercoli.

1 Comentario»

 
  • ramiro dice:

    aunque soy un rockero de ley, de solo 12 años de edad, estoy aprendiendo a disfrutar del tengo
    y los domingos me hago tangero…

 

Comentar: